RON CARTER. El famoso contrabajista norteamericano, referente fundamental en la historia del jazz, se presenta en formato de trío con Russell Malone en guitarra y Donald Vega en piano.
Malone, mano derecha por muchos años de Diana Krall, tanto en sus giras como en sendas grabaciones, ha compartido escenario con grandes artistas de la talla de Jimmy Smith, Harry Connick Jr., Eddie “Cleanhead” Vinson, Freddie Cole, Kenny Barron y Roy Hargrove, entre otros, y fue también un destacado intérprete en la película de Robert Altman de 1996 “Kansas City”. Por su parte Donald Vega, de formación clásica en su Nicaragua natal, emigró a Estados Unidos a los 14 años y comenzó a aprender el lenguaje de jazz del maestro Billy Higgins y más tarde con el bajista John Clayton en la Universidad del Sur de California. Vega se graduó de la Escuela de Música de Manhattan y en la prestigiosa Escuela Juilliard, donde estudió con el gran pianista, Kenny Barron.

Más de cuarenta y cinco años en el jazz y más de 3000 discos y grabaciones, han convertido a Ron Carter en una de las voces más distinguibles del contrabajo. Nacido en Fernandale, Michigan en 1937, comenzó a tocar el cello a los diez años para después cambiar al contrabajo. Graduado en la Escuela de Música de Manhattan, desde principios de los sesenta trabajó al lado de grandes líderes como Chico Hamilton, Julian Cannonball Adderley, Eric Dolphy y Jacki Byard. El año de 1963 marcó su reunión con el pianista Herbie Hancock, el baterista Tony Williams y, un año después, el saxofonista Wayne Shorter, para convertirse en el grupo de jóvenes músicos que suplirían al legendario quinteto del trompetista Miles Davis para formar parte de una formación también histórica y emblemática de la historia del jazz.
Desde fines de los cincuenta sus diversas agrupaciones habían incluido a ejecutantes de la talla de Red Garland, Wynton Kelly y Bill Evans en el piano, Adderley, Sonny Rollins y John Coltrane en el saxofón, Paul Chambers en el contrabajo y Jimmy Cobb y Phily Joe Jones en la batería. Ocupar el lugar de Paul Chambers, el enorme contrabajista que había acompañado a Miles desde 1955, requería de un músico de grandes dotes. El trompetista lo sabía y por eso llamó a Ron Carter, quien desde su departamento en el Bronx de Nueva York con voz pausada dice que entonces su reacción no fue de sorpresa. “No me importaba ocupar el lugar de Paul Chambers, ni siquiera lo pensé. Simplemente Miles me llamó para un trabajo y yo acepté”.  A su juicio, el trompetista no contrató a un grupo de músicos inexpertos, sino a cuatro jóvenes ejecutantes capaces de contribuir a los cambios que él quería imponer a su música. “Resultó una experiencia fantástica trabajar con un genio como Miles Davis. Yo escuchaba su música desde los años cincuenta. Aunque no lo escuché mucho después de los sesenta, cuando dejé de tocar con él, me gusta la música de todos sus periodos. Fuimos grandes amigos”. En su autobiografía, Miles Davis recuerda su relación con estos músicos: “Yo tenía fe en Tony, Herbie, Wayne y Ron para tocar cualquier cosa que deseáramos… Si yo era la inspiración, la sabiduría y el eslabón en esta banda, Tony era el fuego, la chispa creativa; Wayne era el conceptualizador de muchas de nuestras ideas musicales; Ron y Herbie eran las anclas. Yo sólo era el líder que nos reunió”. 

PABLO BASEZ NOVO CUARTETO tendrá el honor de abrir el concierto de Ron Carter Trío.

Música Original compuesta, interpretada & Arreglada para Cuarteto por Pablo Basez .

Sobre el género y elementos técnicos del Lenguaje musical del Jazz contemporáneo Argentino.

Este proyecto nace de la idea de reflejar las necesidades de creación y composición basándose en la música popular con raigambre en el jazz, adquiriendo o siendo parte de la corriente del actual jazz contemporáneo en la República  Argentina, como parte del engranaje que sustenta el género dentro del acervo cultural y patrimonial que este género tiene en nuestro país hace muchos años, gozando de buena salud en la actualidad, con músicos nacionales de proyección Internacional. Remitiéndonos a la historia de esta música, hace tiempo que encontró eco y detractores en nuestro país desde sus comienzos, allá, en los comienzos del siglo XX. Grandes maestros de la música académica, como músicos de oficio han sabido utilizar una de las herramientas que tiene este género para trasmitir en tiempo real sus sentimientos: La improvisación. Como forma de transmisión y generadora de situaciones únicas e irrepetibles, hizo del jazz una música de fácil aceptación, dentro y fuera del país de origen. Hoy a un siglo de su gesta, tiene adeptos en todo el mundo, con una variable en sus reinterpretaciones hasta fusionarse con las tradiciones folclóricas de cada región.
Esta formación cuenta en sus filas a cuatro jóvenes músicos, talentosos, de la escena del jazz local actual en la ciudad de Buenos Aires, y que aportan sus composiciones, haciendo de esta obra un todo donde conviven baladas, estructuras de formato canción en 32 compases, blues, etc. Además de métricas regulares e irregulares.

Pablo Basez Novo Cuarteto son:
Gonzalo Rodríguez Vicente,
saxofón; Rodrigo Agudelo Covarrubias, guitarra; Luciano Casas, batería, y Pablo Basez, Bajista, Contrabajista & Compositor.