fondo

A través de los acomodadores, su aporte voluntario contribuye a la educación ciudadana

Los acomodadores que Ud. encontará en el teatro, desinteresadamente portan
alcancías en las cuales el público asistente a las funciones puede colaborar en forma voluntaria.
Como en la mayoría de las instituciones teatrales, en nuestro caso el aporte -reiteramos voluntario- se destina a la Asociación de Bibliotecas Populares de Rosario que agrupa a más de 20 bibliotecas.

¿QUÉ ES UNA BIBLIOTECA POPULAR?
La Biblioteca Popular es una Asociación Civil Autónoma, creada por la vocación solidaria de un grupo de vecinos de una localidad o barrio, dirigida y sostenida básicamente por sus socios, con el fin de brindar información, educación, recreación y animación socio – cultural, mediante una colección bibliográfica y multimedial de carácter general y abierta a todo público.
Se trata de una institución educativa – cultural básica que en forma amplia, libre y pluralista ofrece  servicios y espacios para la consulta, la expresión, el desarrollo de actividades culturales, de extensión bibliotecaria y de la lectura.

La ASOCIACIÓN DE BIBLIOTECAS POPULARES DE ROSARIO  fue fundada el 7 de junio de 1947. Es una organización no gubernamental que nuclea a las Bibliotecas Populares de la ciudad.

Sus objetivos son:
a) ejercer la representación de las entidades asociadas,
b) promover y apoyar la creación de nuevas Bibliotecas Populares,
c) organizar conferencias, eventos, concursos literarios y toda actividad cultural que requieran las circunstancias,
d) celebrar convenios con otras Organizaciones e Instituciones con fines comunes.

El origen de las Bibliotecas Populares se remonta  a  1870, cuando se promulgala Ley419  inspirada por Domingo Faustino Sarmiento, quien sostuvo que el desarrollo de la sociedad  argentina dependía de la implantación de la educación popular.
Recuperada la democracia en nuestro país en 1983, los dirigentes de las Bibliotecas Populares se auto convocaron en reuniones donde se discutió una nueva propuesta de Ley que enmarcara, fomentara y apoyara la apertura y el sostenimiento de sus Instituciones.  De este ejercicio democrático surgió la  Ley  23351  de 1986, que es la que está vigente.